Poder y Gobierno

BALEAN A DOS PERIODISTAS Y GOLPEAN BRUTALMENTE A REPORTERA

MÉXICO.- La periodista Cecilia Solís y el reportero Roberto Becerril resultaron heridos de bala la noche de este lunes luego de que policías dispersaron a balazos a manifestantes que protestaban frente a la Fiscalía General de por los feminicidios registrados en Cancún, Quintana Roo.

Medios locales detallan que Cecilia Solís resultó herida de bala en el pie izquierdo, mientras que Roberto Becerril sufre una perforación a la altura del hombro a causa de los disparos que se registraron en la protesta donde se exigía justicia por el asesinato de Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado, quien fue localizada sin vida dentro de bolsas de basura.

Mientas que Selene Hidrogo, reportera de grupo Sipse, fue brutalmente golpeada, resultando con lesiones de consideración y con su equipo de trabajo destrozado.

En primera instancia, los tres comunicadores fueron llevados a la Cruz Roja local; sin embargo, minutos después, los dos periodistas que resultaron con heridas de bala fueron trasladados  al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), para ingresarlos a quirófano.

MANIFESTANTES SON DISPERSODOS A BALAZOS

Manifestantes que exigían justicia y alto a los feminicidios en Quintana Roo, vandalizaron las instalaciones del Palacio Municipal de Cancún, donde en respuesta fueron reprimidos con detonaciones de armas de fuego con los que la autoridad los dispersó.

“Ni una más, ni una más, ni una asesinada más”, gritaban las y los jóvenes, en su gran mayoría entre los 20 y 30 años de edad que protestaban por el asesinato de mujeres como Bianca Alejandrina Lorenzana Alvarado, cuyo cuerpo fue encontrado en dos bolsas negras, después de haber sido reportada desaparecida el sábado 7 de noviembre.

Luego de pasar por las instalaciones de la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo (FGEQROO), donde causaron destrozos, pintaron la fachada y prendieron fuego, los jóvenes dirigieron sus protestas al Palacio municipal. Ahí pintaron la entrada, rompieron los vidrios de las oficinas de la planta baja, nuevamente prendieron fuego y destrozaron todo a su paso mientras trataban de derribar la barrera que encontraron en la entrada.

“No se va a caer lo vamos a tirar”, gritaban a coro, mientras luchaban contra  las mamparas de madera colocadas para protección de la entrada principal.

Sin embargo, a diferencia de lo sucedido previamente en la Fiscalía, la autoridad respondió con detonaciones de armas de fuego para dispersarlos. Al escuchar los disparos, los jóvenes corrieron a resguardarse. Inmediatamente elementos antimotines, efectivos de la Guardia Nacional y Policía Quintana Roo, ocuparon la entrada y parte de la explanada.

Los policías detuvieron a más de 20 jóvenes a quienes habrían trasladado a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública.

EXCELSIOR