TITULAR DE SEMARNAT AFIRMA QUE A MÉXICO LE QUEDAN OCHO AÑOS DE PETRÓLEO

TITULAR DE SEMARNAT AFIRMA QUE A MÉXICO LE QUEDAN OCHO AÑOS DE PETRÓLEO

Al inaugurar la primera reunión sobre el cambio climático y transición energética en la que participan 30 rectores de todo el país, el secretario federal de Medio Ambiente, Víctor Manuel Toledo, urgió a buscar opciones de energías limpias porque los combustibles fósiles ya no darán para una década más.

“Necesitamos pues, pasar, a energías renovables a una velocidad que les va a sorprender, porque el dato último que nos ha dado la Secretaría de Energía, es que en México tenemos petróleo para los próximos 8 años, 8 años solamente, por lo tanto necesitamos volcar todos nuestros esfuerzos para realizar esta transición energética.”

Víctor Manuel Toledo es el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) del gobierno de México.  Es el primer funcionario de primer nivel que se desvía del coro de la 4T y habla sobre la urgencia de ir cerrando el capítulo de los combustibles fósiles y poner en primer plano los renovables.

¿Qué tan en serio debemos tomar estas declaraciones? No sabemos si esta declaración es la postura oficial de la Semarnat y se traducirá en una serie de medidas de política pública. Tampoco sabemos a quién se refiere cuando dice: “Nos va a sorprender la velocidad del cambio”. ¿Al equipo de AMLO, a la población mexicana o a los funcionarios que toman las decisiones en materia energética? Lo cierto es que hasta ahora Víctor Manuel Toledo ha tenido una participación relativamente discreta y no sabemos cuánto pesan sus puntos de vista al interior del gabinete. Ni siquiera sabemos si hay una discusión seria sobre transición energética en el primer círculo del presidente ni si Toledo tiene el apoyo presidencial para meter en cintura a Pemex y CFE y obligarlos a transitar hacia la responsabilidad medioambiental.

Lo que sí sabemos es que en los primeros meses de la 4T han predominado los mensajes de la secretaria Rocío Nahle y los directores de la CFE y Pemex, Manuel Bartlett y Octavio Romero. Ellos hablan de energía en un contexto de fortalecimiento de las empresas de Estado, pero quedan debiendo en la definición de lo que Pemex y CFE harán para ejecutar su propia transición hacia energías limpias. Las dos mayores empresas públicas son también las dos mayores emisoras de contaminantes. ¿Qué piensan hacer para revertir esto? Es algo que preocupa y ocupa a las principales empresas energéticas del mundo. México es otra cosa, que inventen ellos, parecen decir Bartlett, Romero y Nahle.

¿Cómo justificar en términos medioambientales la decisión de la CFE de mantener en operación plantas obsoletas y altamente contaminantes? ¿Quién puede defender la apuesta por una refinería que costará, mínimo, 120,000 millones de pesos y que estará lista en un momento en el que México se habrá quedado sin petróleo? Con 6,000 millones de dólares se podría construir la mejor red pública del mundo para carga de vehículos eléctricos. Vale la pena aclarar que Víctor Manuel Toledo dijo que sus datos del fin del petróleo para México tienen como fuente la Secretaría de Energía, la misma dependencia cuya titular defiende la decisión de construir la refinería. ¿Alguien recuerda que Rocío Nahle haya argumentado en favor de las energías limpias siquiera con la mitad de vehemencia que usa para defender el monstruo refinador de Dos Bocas?

No sabemos muchas cosas que nos permitirían poner en contexto el mensaje de Víctor Manuel Toledo.  Él estaba en Tonalá, Jalisco, como participante en un evento de universidades y el reto de la transición energética. En el mismo, al parecer, no había medios de comunicación nacionales. ¿Quería el secretario anunciar que habrá una actitud más firme y dinámica de la Semarnat en torno a la imprescindible transición energética… O más bien se trataba de usar el foro para decir algo que no podría decir en la CDMX sin provocar reacciones airadas de los líderes del sector energético de la 4T?

El Economista