Poder y Gobierno

AMLO ASCIENDE A TRES MILITARES RELACIONADOS CON ESPIONAJE, NARCOTRÁFICO Y MASACRE

Al menos tres mandos del Ejército que fueron ascendidos por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la ceremonia por el 109 aniversario de la Revolución Mexicana están vinculados con casos de presunta corrupción, espionaje y violaciones a derechos humanos.

Se trata de Francisco Ortega Luna, relacionado con la cadena de mando en la masacre de Tlatlaya, quien fue promovido a general de división, y el general Pedro Almazán Cervantes, acusado de vínculos con las redes de narcotráfico en Guerrero, quien ahora encabeza la Guardia Nacional en Puebla.

El tercero es el coronel de arma José Sigifredo Valencia Rodríguez, quien a su paso por la extinta Procuraduría General de la República (PGR) fue señalado de haber adquirido el software empleado para espiar a candidatos en la elección de 2018.

Esta mañana, López Obrador encabezó la ceremonia de entrega de condecoraciones y ascensos a 25 mil 767 elementos de las Fuerzas Armadas, entre los cuales destacó la promoción de siete generales de División (Secretaría de la Defensa Nacional), tres nuevos almirantes (Secretaría de Marina) y tres generales de División piloto aviador (Fuerza Aérea Mexicana).

En su discurso, el jefe de las fuerzas armadas dijo que al gobierno federal se le han encomendado nuevas tareas que harán con “orgullo”, porque están encaminadas a la “transformación de México”, y en ello también participan militares.

No obstante, en la lista de quienes fueron ascendidos hay tres miembros del Ejército relacionados con escándalos de la pasada administración federal.

Proceso