Poder y Gobierno

SE HUNDE MORENA Y EL PT SE LAME LAS BARBAS

Pese a la adversidad, fue buena señal para el movimiento agrícola que busca mayor presupuesto para el campo, la reunión que sostuvieron este martes con el líder de la Junta de Coordinación Política y coordinador de la bancada morenista en la Cámara de Diputados, Mario Delgado.

Recordemos que miles de productores agrícolas de todo el país, incluidos sinaloenses, se movilizaron hasta la Ciudad de México y tomaron el palacio legislativo de San Lázaro para exigir un aumento de 30 mil millones de pesos al presupuesto de la Sader. Por ello, es bueno el encuentro con Delgado, que es quien mueve los hilos en la Cámara Baja. Eso sí, la propuesta que le hizo Don Mario a los manifestantes es que el aumento sea de 24 mil y no de 30 mil millones.

Ya veremos si los productores acceden a ello, porque ya dejaron claro que no se moverán de San Lázaro hasta que les cumplan sus exigencias. Por cierto, el que también aplaudió la reunión de ayer fue el gobernador Quirino Ordaz, quien califico de un “aliento” el que se estén escuchando las protestas. Además, el mandatario no se quiso quedar atrás y anunció que él mismo realizará por su cuenta otras gestiones y cabildeos en favor del campo…

El que se está saboreando y sueña con que el grupo parlamentario de Morena se divida y se fragmente es el coordinador del Partido del Trabajo en el Congreso, Mario Rafael González Sánchez, quien ya se puso a hacer cuentas y llegó a la conclusión de que la bancada petista podría convertirse en la más “poderosa”.

“El Capi” les hizo la invitación a los 10 legisladores que sostuvieron su firma en contra de la coordinación de Graciela Domínguez, a que si deciden salirse del grupo de Morena, volteen a ver al Partido del Trabajo, que actualmente tiene 3 diputados. Además, dijo que no descarta invitar a los “exiliados” morenistas como Fernando Mascareño y Apolinar García, pudiendo llegar a sumar hasta 15 integrantes.

Con estos números, en efecto el PT se convertiría en la bancada mayoritaria, pues Morena se quedaría con 11, mientras que el PRI tiene 8. En tal escenario, la Junta de Coordinación Política también pasaría a manos de González Sánchez. Pareciera sueño guajiro, pero no debemos olvidar que por ley, la única bancada a la que se podrían unir los morenistas que lleguen a renunciar, es a la del Partido del Trabajo, por haber ido juntos en coalición en el 2018. ¿Se le irá a hacer la buena al “Capi”?

Línea Directa