Poder y Gobierno

400 ALCALDES IRRUMPEN VIOLENTAMENTE SEDE DEL CONGRESO

Méx.- Ante la amenaza de presidentes municipales de PAN y PRD de mantener a los diputados como “rehenes” y luego haber irrumpido en los pasillos del congreso federal rompiendo una puerta de cristal, la presidenta de la Mesa Directiva, Laura Rojas, en acuerdo con los grupos parlamentarios, decretó la prolongación del receso hasta el martes de la semana entrante.

La tarde de este jueves, los diputados federales intentaron reiniciar la sesión suspendida la noche de ayer miércoles, y someter de nueva cuenta a votación, la reserva que planteó la morenista de Hidalgo, Lidia García, que elimina la extinción de dominio a quien se le bloquee las cuentas bancarias.

La morenista de Hidalgo, perteneciente al grupo político de Gerardo Sosa Castelán, propuso eliminar la extinción de dominio y que la Unidad de Inteligencia Financiera sea quien notifique al afectado sobre el bloqueo de una cuenta bancaria.

A su propuesta se sumaron 30 legisladores de Morena, siete del PT, 22 del PES y 11 del PVEM, además de PAN, PRI, MC y PRD, logrando 225 votos; con ello derrotaron a la bancada de Morena que, junto con lo que quedó de sus aliados, sumaron 223.

La votación y la forma en que se realizó provocó enfrentamientos entre morenistas y panistas, lo que llevó a declarar un receso, el cual reiniciaría este jueves a las 2:40, con un nuevo acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), mismo que sería sometido al pleno para saber si se aprobaba y con ello destrabar el atorón legislativo en que una propia diputada de Morena, metió a la Cámara.

Cuando se estaba a punto de reiniciar la sesión, Mario Delgado, coordinador de Morena y presidente de la Jucopo, arribó al pleno agitando sus brazos, ordenando con ello a los legisladores ya presentes que abandonaran el pleno.

Afuera, llegaba el eco de cerca de 400 presidentes municipales, mayoritariamente de PAN y PRD, que gritaban: “¡municipios, municipios!”.

Entre los medios de comunicación y los diputados presentes no se entendía lo que estaba ocurriendo ya que el grupo de alcaldes estaba en reunión con el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, así como los coordinadores del PT, Reginaldo Sandoval, y la del PRD, Verónica Juárez Piña. Todos en el salón Aurora Jiménez, ubicado en el edificio “E”.

Cuando el presidente municipal de Nezahualcóyotl, Hugo de la Rosa, exponía las necesidades de su ayuntamiento, llegó corriendo su par de Uruapan, Víctor Manuel Manríquez González, del PRD, dando la orden de “tomar el salón de plenos”.

El coordinador del PT, Reginaldo Sandoval intentó detenerlos, al decirles que no tenía caso su interrupción, si ya estaban en la mesa de diálogo.

No los convenció.

Al salir, uno de los presidentes municipales les grita: “Espérense, para organizarnos. Son seis puertas, no podemos ir todos a una…”.

Enseguida, el presidente municipal de Uruapan, quien los azuzó en un inicio para tomar el pleno de sesiones, retomó el liderazgo:

“El lado derecho son dos puertas por donde entran los diputados del PAN, es importante que los presidentes municipales del PAN agarren esa ruta.

“Que sea claro”: el centro del PRI, el edificio “B”, que son dos puertas; nosotros (PRD) y el PAN se agarra las dos del lado “A”.

Mientras los ediles se dirigían al salón de sesiones para “tomarlo”, en el interior Mario Delgado avisaba a sus legisladores que se retiraran, pues ya iban en camino los alcaldes. Al mismo tiempo explicaba a los medios lo que estaba sucediendo:

“Hay un grupo de presidentes municipales invitados a esta cámara,…nos quieren tomar de rehenes, parece que ya tumbaron una puerta y vamos a prolongar el receso hasta el próximo martes. Así no funciona la cámara, ellos fueron bienvenidos y si quieren ser escuchados, esas no son las formas”.

Afuera, los presidentes municipales lograron ingresar al edificio “A” y, al intentar entrar al salón, los guardias de seguridad les cerraron una de las puertas de cristal, por lo que empezaron los jaloneos y empujones. Finalmente, los ediles panistas y perredistas terminaron rompiendo la puerta de cristal.

Proceso