Poder y Gobierno

PUEBLOS ORIGINARIOS EN OAXACA SE DECLARAN EN EMERGENCIA

“Ya no queda tiempo. Tenemos que asumir acciones radicales en nuestra forma de vida. Ya no importan las edades, ya no importa si somos o no indígenas, lo que importa es darnos cuenta de quienes son los que están destruyendo a la madre tierra”

Por Ñaní Pinto

Guadalupe Estada es una mujer que no rebasa los 20 años. Se muestra escéptica y, a la vez, preocupada por lo que se avecina en Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, donde recientemente se anunció el complejo denominado Corredor Interoceánico, por donde cruzarán 1.4 millones de contenedores anualmente. Esto significa un total de 31,111 trenes de 45 vagones al año, 85 trenes diariamente, en promedio pasaría un tren de carga cada 17 minutos por el Istmo.

Guadalupe se ha puesto en alerta al igual que otros jóvenes. “Ya no queda tiempo. Tenemos que asumir acciones radicales en nuestra forma de vida. Ya no importan las edades, ya no importa si somos o no indígenas, lo que importa es darnos cuenta de quienes son los que están destruyendo a la madre tierra y así asumir el papel que nos corresponde. Tenemos que romper esa apatía”, dice con mucha certeza.

Guadalupe es indígena zapoteca, habita en Juchitán de Zaragoza, una de las entidades que forman parte del Istmo de Tehuantepec, una franja que conecta a los extremos con el océano Pacífico y océano Atlántico entre los estados de Oaxaca y Veracruz. Es la segunda zona más angosta del continente americano después de Panamá. Recientemente, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador decretó, en esta región, la creación del organismo público descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, no sectorizado, denominado Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec. Este órgano es el que se encargará de que se lleven a cabo los polos “de desarrollo económico de la zona sur-sureste del país”, según el mandatario mexicano.

El complejo industrial comprende la ampliación y modernización de vías férreas, puertos, carreteras, infraestructuras para maquilas y componentes automotrices y para aerogeneradores. Estos proyectos habían sido considerados dentro de la denominada Zona Económica Especial (ZEE) anunciada por el gobierno de Enrique Peña Nieto, que con algunos cambios, se ha rebautizado como Zona Franca. Entre otros puntos el plan 2019 – 2024 de la región sur – sureste de México, para esta zona, gozará de incentivos como la reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) al 50% y 20% el Impuesto Sobre la Renta (ISR); además de que disminuirá los precios de los combustibles, el gas y la luz en la región.

Avispa Org