Poder y Gobierno

EN JUCHITÁN, ALERTAN DESABASTO DE PRODUCTOS POR OLA DE VIOLENCIA

Desde hace más de un año, a la dueña de una tiendita no le surten panes, galletas y lácteos en su negocio, y menos le cambian los productos caducados. Los repartidores, dice, le explicaron que ya no van a entrar a Juchitán porque a cada rato son víctimas de asaltos.

La inseguridad que se vive en Juchitán por robos, sumados a los homicidios, las empresas que distribuyen productos gaseosos pagan los servicios de vigilancia a la Policía Auxiliar Bancaria Industrial y Comercial (Pabic), para proteger a sus trabajadores.

Las empresas de autotransporte que prestan el servicio foráneo también buscan mecanismos para cuidar la integridad de los usuarios que viajan desde Juchitán a otros municipios.

La dueña de la tiendita está molesta. Desde que le dejaron de surtir, los distribuidores no han ido a visitarla en su negocio, ubicado en el centro de esta ciudad, para cambiarle los productos que no se vendieron y que deben ser remplazados.

“Los distribuidores me piden que vaya al El Espinal, que ahí en la entrada me van a atender”, porque a Juchitán ya no van a entrar.

El Universal Oaxaca