Poder y Gobierno

COBERTURA UNIVERSAL MÉDICA Y HOSPITALARIA GRATUITA PARA LOS OAXAQUEÑOS: MAURO CRUZ

En México toda persona tiene derecho a la protección de la salud como lo establece en el Párrafo Cuarto del Artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el Artículo 25 Párrafo Uno de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El diputado de Morena Mauro Cruz Sánchez presento ante el Congreso Local la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforma el Párrafo Séptimo del Artículo 12 de la Constitución Para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca, con la finalidad de que toda persona tiene derecho al más alto nivel posible de salud física y mental, con acceso a servicios de salud de calidad.

No podrá ser negada la atención médica de urgencia a ninguna persona. El sistema de salud público tendrá por objeto mejorar la calidad de la vida humana y su duración, la reducción de los riesgos a la salud, la morbilidad y la mortalidad, incluirá medidas de promoción de la salud, prevención, atención y rehabilitación de las enfermedades y discapacidades mediante la prestación de servicios médico sanitarios universales, equitativos, gratuitos, seguros, de calidad y al alcance de todas las personas sin discriminación alguna.

En México toda persona tiene derecho a la protección de la salud según lo establecido en el Artículo 4° Párrafo Cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el Artículo 25 Párrafo Uno de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La Organización Mundial de la Salud, define a la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

A partir del derecho a la salud, establecida en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, corresponde al Estado asegurar la asistencia médica y a todos los cambios que acontecen tanto a nivel nacional como internacional dado que traerán consecuencias en nuestro ámbito jurídico.

En la actualidad existe la necesidad y el derecho de tener acceso a todos los recursos médicos que derivan del desarrollo científico y a nivel mundial, entre los que se encuentran aquellos desarrollados a partir de cannabis sativa, índica americana o marihuana, que se han presentado como una oportunidad de seguir avanzando en la conformación de una mejor atención médica y así seguir cumpliendo con el imperativo constitucional del derecho a la protección de la salud. Derecho que en agosto del año pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación aprobó al aceptar el uso medicinal y terapéutico de la marihuana y sus derivados.

En razón de lo antes expuesto, me permití poner a consideración de esta Soberanía la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforma el Párrafo Séptimo del Artículo 12 de la Constitución Para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca.

Para quedar de la siguiente manera:

Toda persona tiene derecho al más alto nivel posible de salud física y mental, con acceso a servicios de salud de calidad. No podrá ser negada la atención médica de urgencia a ninguna persona.

El sistema de salud público tendrá por objeto mejorar la calidad de la vida humana y su duración, la reducción de los riesgos a la salud, la morbilidad y la mortalidad, incluirá medidas de promoción de la salud, prevención, atención y rehabilitación de las enfermedades y discapacidades mediante la prestación de servicios médico sanitarios universales, equitativos, gratuitos, seguros, de calidad y al alcance de todas las personas sin discriminación alguna.

Las autoridades del Estado asegurarán progresivamente una cobertura universal de servicios e infraestructura médica y hospitalaria como el abasto gratuito y oportuno de medicamentos esenciales para asegurar que en las instituciones de salud pública existan los servicios de salud, asistencia social y una atención médica de calidad con personal y profesionales de la salud.

Lo anterior permitirá a los usuarios de los servicios de salud públicos un trato digno y sin discriminación; una atención médica oportuna y eficaz; a que se realicen los estudios y diagnósticos para determinar las intervenciones estrictamente necesarias y debidamente justificadas; a gozar de los beneficios del progreso científico y de sus aplicaciones; a recibir información sobre su condición; a contar con alternativas de tratamiento; a expresar su consentimiento para la realización de procedimientos médicos; a solicitar una segunda opinión; y a que respeten sus derechos sexuales y reproductivos.

Así mismo, toda persona tendrá permitido el uso médico de los derivados de la cannabis sativa, índica, americana o marihuana de conformidad con el artículo 235 BIS de la Ley General de Salud.