Poder y Gobierno

HA SOBREVIVIDO A 26 ATENTADOS; PERIODISTA CONTINÚA LUCHANDO POR VIVIR

  • El periodistas más amenazado ha encontrado asilo después de sufrir torturas, bombas, sicarios y granadas policiales que buscaban silenciar sus denuncias.

ESPAÑA.- «Un país sin periodismo, es un país sin verdad». Esa es la máxima que ha regido la carrera profesional de Ricardo Ruidiaz, un trabajo que le ha llevado a enfrentarse a las personas más poderosas de Colombia, denunciar las injusticias cometidas y, en última instancia, huir tras ver peligrar su vida casi una treintena de ocasiones. Siendo uno de los profesionales de la información más amenazados de su país, Amnistía Internacional le ha dado asilo en León:

«Llegué después de recibir un atentado en Bogotá, uno de los más de 25 que he recibido desde 2017 por ejercer mi labor como periodista y como activista denunciando acciones de vulneración contra los derechos humanos en Colombia», explica a Leonoticias en una entrevista. «Tenía un esquema de protección, pero me lo quitaron por denunciar vínculos de políticos del partido del Gobierno con narcotraficantes y grupos paramilitares» .

Su llegada a España se precipitó, apenas unos días después de declararse la pandemia, tras ser disparado por un asesino a sueldo: «Una semana después de quitarme la protección me atentaron en un supermercado estando solo», recuerda visiblemente emocionado estos hechos traumáticos: «Escapé tirando todos los escaparates y productos que pude encima, me arrastré por el piso hasta que el sicario se quedó sin munición. Cuando salió del supermercado, el sicario se saludó con dos policías, de los que tuve que huir también porque me iban a matar».

«Ya no tienes vida en Colombia»

Tras estos hechos, la Embajada de España y Amnistía Internacional decidieron sacar a Ruidiaz del país escondido en un vuelo humanitario que repatriaba a los funcionarios españoles en Colombia debido a la Covid-19. Era 22 de marzo de 2020, una fecha que este periodista no olvidará: «Hay una frase que no se me olvidará nunca. Me dijeron que ya no tenía vida en Colombia. Si te quedas, te matan, matan a tu pareja, matan a tu familia, matan a tus compañeros», asegura, mientras intenta contener las emociones que florecen.

Casi todo su primer año en España lo vivió en el sur del país, concretamente en Granada. Allí permaneció amparado por Amnistía Internacional, pero su paz no duró demasiado: «También recibí amenazas y me tuve que venir a León, una ciudad maravillosa que me encanta y donde espero vivir en paz. Quiero recuperar mi vida, volver a nacer», relata agradecido, aunque no piensa dejar de luchar: «Quiero s eguir trabajando desde aquí por mi país, que tanto lo necesita».

Ataques y torturas

Y es que, pese a todas las amenazas y atentados, su vocación periodística es más fuerte: «Hay una amalgama muy fuerte que se te incrusta en el corazón, en la mente, que va por la sangre, que es ser periodista y activista. Eso no te lo quita nadie», asegura con fiereza, a la par que enseña las numerosas cicatrices que le ha dejado su lucha. «He recibido paquetes bomba, sobres con explosivos, sicarios intentando entrar a la casa de mi madre por el balcón, policías arrojando granadas a la camioneta donde me viajaba, me han torturado funcionarios del Estado y lo único que puedo decir es que voy a seguir».

Un terror que utiliza como combustible: «Miedo va a haber , pero lo he convertido en mi fuerza para seguir adelante. Nunca nos puede paralizar. Lloramos, sufrimos, derramamos lágrimas, muchas lágrimas, acompañamos a la familia de nuestros muertos, cerramos los ojos, respiramos y seguimos adelante», asevera Ruizdiaz, conteniendo los sentimientos que afloran a la hora de hablar de su país, donde denuncia que 6.402 jóvenes han perdido sus vidas a manos del ejercito por orden de Álvaro Uribe e Iván Duque, este segundo premiado por Pedro Sánchez: «Y mientras gobiernos europeos le ofrecen condecoraciones como defensor de los derechos humanos».

Su país se ha convertido en una zona bélica, donde las calles están inundadas de sangre inocente, una denuncia que le impide contenerse más de la emoción: «En Colombia nos asesinan si piensas diferente, si eres gay te asesinan, si eres periodista te asesinan, si alzas la voz te asesinan, si eres indígena te asesinan, si eres afro te asesinan».

«No podemos dejar que de España se apropien los violentos»

Por estas causas seguirá alzando la voz desde España, de la mano de Amnistía Internacional, con quienes espera poder denunciar cualquier vulneración de los derechos fundamentales, ya sean aquí o en el país latinoamericano: « No podemos dejar que de España se apropien los violentos, los que quieren discriminar, los que quieren agredir a una persona porque piensa diferente o por amar diferente», asegura, a la par que encomienda deberes a la prensa, siguiendo su máxima: «No se dejen robar lo más preciado que tienen, la libertad de expresión, denle todas las oportunidades a los periodistas, porque un país sin periodismo, es un país sin verdad».

LEON NOTICIAS

error: Content is protected !!