Poder y Gobierno

ENFERMERO SE SALVA DEL COVID, PERO SUS VECINOS LO GOLPEARON; MUERE TRAS LINCHAMIENTO

  • El profesional de la salud fue brutalmente atacado por sus vecinos quienes también incendiaron su casa y robaron su vehículo.

ARGENTINA.- Daniel Porro, enfermero de la sureña ciudad argentina de Neuquén, resultó positivo de COVID-19 a tres meses de iniciada la pandemia. A partir de ese entonces, comenzó a recibir amenazas por parte de vecinos del barrio Nueva Esperanza.

Las amenazas subieron de tono, por lo que Porro se vio obligado a mantener su cuarentena de recuperación alejado de su domicilio.

Sin embargo, una vez con el alta médica, regresó a su casa, desatando la indignación de sus vecinos que veían en el enfermero, una amenaza latente en contra de la sanidad del barrio. Luego vendría la barbarie.

Porro sostuvo que las amenazas comenzaron con agresiones verbales, “Andate porque sos un caso positivo y te vamos a quemar la casa. No queremos gente como vos acá en el barrio”, declaró el enfermero al suceder los hechos, a La Mañana de Neuquén.

En primer lugar, fue salvajemente golpeado por vecinos. Mientras se recuperaba en el hospital local de sus lesiones, los vecinos no conformes con las agresiones, incendiaron su casa y robaron su vehículo.

“Me golpearon por todos lados entre varias personas, y todavía no me recupero. Perdí el conocimiento y quedé en el hospital”, sostuvo el enfermero a los pocos días de la agresión ante medios locales.

La noticia de su fallecimiento el pasado 4 de julio, aún bajo circunstancias no esclarecidas, mientras pernoctaba en casa de su madre, derrumbó a su familia, quienes en diálogo con medios argentinos aseguraron que el enfermero, “aunque pudo reponerse del COVID-19, nunca se recuperó del rechazo social. Quedó asustado: le costaba dormir y andaba muy callado”.

“En realidad, desde aquel día, no pudo volver a dormir bien. Trabajaba durante el día y, a la noche, se acostaba pero no podía conciliar el sueño. Sufrió mucho e iba a laburar casi sin dormir”, agregó su padre.

“Daniel eligió la profesión de enfermero como su madre. Era un hombre solidario, trabajaba en el Policlínico Ados y, además, atendía pacientes de forma particular”, recordó su padre, quien aseguró que, “le había propuesto ir a pasar unos días a su casa, porque lo escuchó cansado, unos días antes de su muerte”.

SPUTNIK

error: Content is protected !!