Poder y Gobierno

LA PANDEMIA LLEVA A FAMILIAS ENTERAS A VIVIR EN LA CALLE; LOS NUEVOS POBRES

  • El crecimiento económico es desigual y deja atrás a los más vulnerables. La falta de trabajo y los desahucios en la ciudad más rica cambia el perfil de los sin techo

BRASILIA.- São Paulo vive una contradicción. En la ciudad más rica de Brasil, capital del estado más rico del país, más de 20.000 personas viven en la calle. Es una crisis que se ha agravado durante la pandemia de coronavirus y que ha llevado a familias enteras a la calle, como atestigua la pareja formada por Maxwell Oliveira, de 36 años, y Verônica Aparecida Medeiros, de 33. Junto con sus hijos Pablo, de 10 años, y Brenei, de 8, ellos tuvieron que abandonar su casa a finales del año pasado.

“A causa de esa pandemia, perdí mi trabajo el 7 de diciembre. Llevaba tres años trabajando como empleado en Burger King”, dijo el hombre. Su mujer era empleada de limpieza y se quedó en paro al mismo tiempo. Lo que ocurrió con ambos es un retrato de lo que muestran las cifras del Producto Interno Bruto (PIB) brasileño publicadas este martes: aunque creció un 1,2% en el primer trimestre, por encima de las expectativas del mercado, la recuperación es desigual —el sector de los servicios creció un 0,4%, anclado en la caída del consumo de los hogares, mientras que el desempleo en el mismo periodo aumentó y ha alcanzado los 14,8 millones de personas. Para los economistas, la falta de acciones efectivas contra la pandemia, como la vacunación masiva, conlleva la posibilidad de un futuro aún más oscuro.

Es el mediodía del 4 de mayo, un martes, y la familia hace fila junto a otras 500 personas que esperan una donación de alimentos. Todos los días, a la misma hora, van a la ONG Movimento Estadual da População em Situação de Rua, a pocas manzanas del Ayuntamiento, para comer algo. Cuando trabajaban, Maxwell y Verônica recibían juntos unos 2.500 reales al mes. No es mucho para una ciudad tan cara como São Paulo, pero suficientes para pagar 800 reales en el alquiler de una casa de dos habitaciones en el barrio de Belém, en la zona este de la capital. “Teníamos de todo, pero cuando perdimos el trabajo ya no pudimos pagar el alquiler y nos fuimos a la calle. Afortunadamente nos acogieron en un refugio”, dice el hombre.

La rutina de la familia ha cambiado completamente desde que se quedó sin hogar. Durante el día, los adultos, casi siempre acompañados por los dos niños, reparten currículos en negocios y tiendas con la esperanza de conseguir un trabajo. “Estoy acostumbrado a trabajar. Siempre he trabajado y esta situación es muy difícil para nosotros… es muy difícil”, cuenta Maxwell. El desayuno se sirve en el refugio del Ayuntamiento, pero siempre están buscando donaciones para las otras comidas. Sus hijos estudian en escuelas municipales de los barrios de Santa Cecilia y Bela Vista, pero los vaivenes de las restricciones han afectado a sus rutinas escolares, su tiempo de ocio y su tiempo con otros niños, así como la flexibilidad laboral de sus padres. Incluso pueden permanecer en el refugio todo el día, pero a partir de cierta hora ya no pueden salir.

“Sigo pensando en los niños, que tienen esa energía extra, y no pueden estudiar…”, dice el padre. La madre cuenta que la familia siempre está en contacto con los profesores. El teléfono móvil es la herramienta que permite a los niños seguir los contenidos de forma virtual. “Pero no siempre tenemos crédito, así que se hace difícil”, aclara.

Un nuevo perfil

Formada mayoritariamente por hombres no acompañados, la población de la calle de São Paulo ha experimentado un cambio de perfil que se aceleró durante la crisis sanitaria. Ahora, familias enteras, incluidas mujeres que son madres solteras, engrosan ese contingente. Este es el caso de Monica da Silva, de 33 años. Tras separarse, volver a casa de su madre y enfrentarse a los conflictos familiares, hace casi un año decidió dejarlo todo y salir a la calle en plena pandemia con sus hijos: María Eduarda, de 12 años, Julia, de 8, y Alana, de 2. Se fueron a vivir a la Praça da Sé, en pleno centro de São Paulo, con otras decenas de personas. “Ser madre soltera es ser padre y madre al mismo tiempo. Incluso puedes ganar un salario mínimo, pero luego tienes que pagar el alquiler, la comida, la ropa, los zapatos… Y también tienes que pagar a alguien para que cuide a tus hijos mientras trabajas, porque nadie lo hace gratis”, explica. Su flexibilidad es aún menor con las clases presenciales interrumpidas, dice. Aun así, las niñas mayores están matriculadas en una escuela municipal de Bela Vista, aunque apenas pueden seguir el ritmo de las clases virtuales.

En su último matrimonio, Mónica y su marido ganaban unos 3.000 reales al mes. Solía hacer servicios de limpieza e incluso tenía un trabajo con contrato. Vivía en una casa de tres habitaciones en el barrio Belén. Ahora, separada y alejada del resto de su familia, ve cómo los trabajos son cada vez más escasos a causa de la pandemia. Tiene que recoger y vender botellas de plástico y latas a un centro de reciclaje, y gana hasta 400 reales (aproximadamente 78 dólares) al mes, pero sus exmaridos no le han pagado la pensión alimenticia en mucho tiempo, desde antes de la pandemia.

“En tiempos normales hay más formas de ganar dinero. Haces un poco de limpieza aquí, vendes dulces allí. Pero ahora las formas de ganar dinero han disminuido”, explica, mientras amamanta a su hija pequeña. “Tengo el deseo de montar una chatarrería, pero mis limitaciones económicas no me lo permiten. Tampoco terminé la escuela, así que eso disminuye aún más las posibilidades”, se lamenta.

Los datos son escasos y no hay estadísticas recientes sobre la población que vive en las calles de São Paulo. El último censo es de 2019, cuando se contabilizaron 24.344 personas. La Secretaría Municipal de Asistencia y Desarrollo Social confirmó a EL PAÍS que adelantará el próximo recuento, que debía realizarse en 2023, para el segundo semestre de este año.

El aumento de este contingente de población es visible a los ojos de quienes pasean por la ciudad. “La posibilidad de registrar a más de 30.000 personas es muy alta. La pandemia lo ha acentuado, pero incluso sin ella esta población ya estaba aumentando”, explica Juliana Reimberg, experta en políticas públicas dirigidas a la población de la calle. La única encuesta nacional, realizada por el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA), estima que en septiembre de 2012 había más de 92.000 personas viviendo en la calle en todo el país. En marzo de 2020, cuando la pandemia apenas comenzaba, ya había más de 221.000.

Casi la mitad de las personas sin hogar de São Paulo están alojadas en albergues del Ayuntamiento, como la familia de Maxwell y Verônica. En otros casos, como Vanessa Ferreira y sus tres hijas, la solución es vivir dentro de una tienda de campaña bajo un paso elevado, en la avenida Cruzeiro do Sul, cerca de la estación de metro de Santana, en la zona norte. Dejaron de vivir bajo un techo en 2019, cuando se incendió la favela donde vivían, Zaki Narchi, en el barrio de Carandiru. Desde entonces están en la calle. “Todavía no he conseguido el dinero para comprar los materiales y montar mi barraco”, cuenta Vanessa, que hace trabajos esporádicos como vendedora. Pero la crisis económica de la pandemia también le hizo la vida más difícil y retrasó su regreso a la favela. “Si había un evento futbolístico, me llevaba agua y la vendía toda. Era imposible no ganar dinero”, dice. “En un mes podía ganar unos 3.000 reales. Como no pagábamos alquiler, vivíamos bien, de verdad. Ahora no hay nada que puedas hacer”.

Aumento de la pobreza

Los datos sobre esta reciente movilidad social también son limitados, pero muestran que el hambre y la pobreza han vuelto a acechar a millones de familias en Brasil. Según FGV Social, la desaceleración económica, unida a la interrupción en diciembre del primer paquete de ayuda de emergencia de 600 reales (117 dólares), ha sumido a millones de brasileños en la pobreza. En 2019, Brasil tenía unos 24 millones de personas, el 11% de la población, que vivían con menos de 246 reales al mes, en situación de extrema pobreza. La cifra ascendió a 35 millones, el 16% de la población, según FGV, que utilizó datos de la Encuesta Nacional por Muestreo de Hogares (PNAD).

La clase C (con ingresos familiares a partir de 2.004 reales, 390 dólares, según FGV Social) está siendo desplazada a las clases D y E. Estas, a su vez, suelen ser empujadas a la calle. “Cuando se produce ese gran cambio, es porque los vínculos familiares ya estaban debilitados o por factores como el consumo de drogas. En el caso de las mujeres, muchas son víctimas de la violencia doméstica”, explica Reimberg.

“Muchos de los nuevos residentes estaban a punto de perder su vivienda, pero la ayuda de emergencia llegó y pudieron mantenerse un poco más”, explica Robson Mendonça, fundador del Movimiento Estatal de la Población sin Hogar. “Muchos residentes comenzaron a quejarse de que no habían comido durante dos días. El primer día distribuimos 20 comidas. El segundo, 150. En el tercero, 400″, dice. Calcula que se distribuyen entre 500 y 700 fiambreras diarias durante el almuerzo, de domingo a domingo. Desde el 27 de febrero de 2020 hasta el 3 de mayo de 2021 hubo 15.000 comidas y 460 cestas de alimentos.

“El perfil de los que llegan ahora a la calle es totalmente diferente. En cuanto a la educación, en cuanto a la postura y la forma de hablarnos”, dice Kaká Ferreira, fundadora de la ONG Anjos da Noite, que también distribuye alimentos los sábados. “Cuando el personal da ropa o comida, incluso la forma de guardarla es diferente. Son personas muy tristes, desmotivadas, que no están acostumbradas a vivir en la calle”.

Sin lugar para las familias

Para Reimberg, el perfil cambiante de la población de la calle también representa un reto en términos de políticas públicas. El modelo tradicional es el de un centro de acogida, orientado sobre todo a los hombres no acompañados. “Son servicios con más de 100 personas, con literas una al lado de la otra, a veces en cobertizos”, explica. El reto, continúa, es hacer que las personas que tenían cierta autonomía y se ven obligadas a ir a la calle por el contexto económico, a causa de los desahucios, también sean acogidas. “Estos centros están pensados para personas que ya han roto los lazos familiares y pernoctaban en la calle”, explica.

Hay pocos refugios que acojan a familias enteras. En el de hombres, el horario es más restringido y no se permite la entrada con niños. En el de mujeres, los niños pueden entrar, pero no pueden quedarse solos. “¿Cómo una mujer va a conseguir un trabajo así?”, se pregunta Reimberg. “Tenemos una asistencia que está reproduciendo lógicas patriarcales, donde la mujer tiene que quedarse con los hijos y el hombre tiene que buscar trabajo”.

Verônica vive estas dificultades a diario, a pesar de estar en uno de los pocos centros de acogida para familias. “A las 8 de la tarde tenemos que estar allí. Tiene una lavandería común y muchas reglas. Necesito recuperar mi autonomía, pero es muy difícil debido a esta pandemia”, se lamenta. Su marido, Maxwell, da detalles sobre el día a día en este centro de acogida. “Hay muchos consumidores de drogas, siempre hay peleas, confusión… El otro día un chico quiso agarrar a la chica en el ascensor ¿Cómo hago, con dos niños y sin poder cerrar la puerta?”, se pregunta. Su familia es muy reservada y trata de mantenerse al margen de esta vida cotidiana. “Sigo pensando en mi esposa. Para cuando la persona va a cambiarse de ropa, es una situación embarazosa. Pero gracias a Dios tenemos al menos eso”.

DIARIO EL PAÍS

error: Content is protected !!