Poder y Gobierno

NECESITAMOS COMIDA’: LOS DESPLAZADOS SUPLICAN POR SUMINISTROS

  • La ONU dice que unos 58.000 palestinos han sido desplazados internamente en Gaza mientras Israel continúa su intenso bombardeo del territorio.

ORIENTE.- Acunando a su bebé recién nacido Hasan en el suelo de un salón de clases en la ciudad de Gaza, mientras sus otros cinco hijos entran y salen, Suheir al-Arbeed enumera las necesidades básicas de las que carecen.

“Necesitamos comida, ropa, edredones, colchones y leche”, dijo al-Arbeed, quien dio a luz hace dos semanas, a Al Jazeera en una entrevista telefónica. “Me duele la espalda por dormir sobre una fina manta en el suelo”.

“Tengo que pedir pañales a otras personas para mi hijo”, agregó. “Estoy tratando de amamantarlo, pero todavía tiene hambre y sigue llorando”.

El hombre de 30 años se encontraba entre una de las cientos de familias que viven en el norte y el este de Gaza que huyeron de sus hogares durante la noche del jueves, cuando los fuertes bombardeos de artillería israelí y bombardeos aéreos sacudieron el suelo bajo sus pies.
Las familias escaparon a pie y se apresuraron en la oscuridad durante varios kilómetros hasta la escuela de Gaza al-Jadeeda, una de las muchas dirigidas por la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos.

“No había coches ni transporte disponible”, dijo al-Arbeed, cuya casa está en el área de Shujaiyah en el noreste de Gaza.

Para Umm Jamal al-Attar, no es la primera vez que ella y su familia se ven desplazadas. Ella le dijo a Al Jazeera que pasó 40 días refugiada en una escuela durante la guerra de Gaza de 2014, en la que Israel mató a más de 2.100 palestinos, incluidos 1.462 civiles en un lapso de 51 días.

Umm Jamal, su esposo y sus cinco hijos salieron corriendo de su casa en Atatra, en la ciudad norteña de Beit Lahia, después de que un misil israelí atacara una casa vecina.
El ataque mató a Lamya al-Attar y sus tres hijos, Amir, Islam y Mohammed, que vivían en un apartamento en el segundo piso.

“Los israelíes nos estaban bombardeando con misiles y bombardeos. También dispararon algún tipo de gas ”, dijo Umm Jamal, y agregó que no ha podido regresar a casa para buscar ropa o comida.

“Nuestros niños necesitan distraerse con juguetes o cualquier cosa que les quite la mente del bombardeo y el miedo en el que han estado viviendo”, dijo. “El bombardeo es todo de lo que hablan ahora”.

‘Necesidad urgente de apoyo’

El bombardeo israelí de la Franja de Gaza sitiada, ahora en su segunda semana, ha matado al menos a 213 palestinos, incluidos 61 niños y 36 mujeres, según las autoridades sanitarias de Gaza. Más de 1.300 personas han resultado heridas.

Israel ha informado de que al menos 10 personas, incluidos dos niños, murieron en ataques con cohetes llevados a cabo por Hamas, el grupo palestino que gobierna Gaza.

La escalada se desencadenó el lunes pasado cuando las fuerzas israelíes reprimieron a los manifestantes en el recinto de la Mezquita Al-Aqsa en la Jerusalén Oriental ocupada, hiriendo a cientos de palestinos. Cuando Israel no cumplió con el plazo de Hamas para retirar sus fuerzas del área alrededor del lugar sagrado, que es sagrado para musulmanes y judíos, Hamas disparó varios cohetes hacia Jerusalén. Poco después, Israel inició sus ataques aéreos contra Gaza.

Según la ONU, al menos 58.000 palestinos en Gaza han sido desplazados internos. Al menos 42.000 de ellos han buscado refugio en 50 escuelas de la UNRWA en todo el territorio costero. La cifra incluye al menos 2.500 personas cuyas casas han sido completamente destruidas por el bombardeo israelí.

En una breve declaración el lunes, el portavoz de UNRWA, Adnan Abu Hassan, dijo que la agencia ha comenzado a proporcionar algunas necesidades básicas para las familias desplazadas.

“Necesitamos apoyo urgente”, dijo, refiriéndose al cierre israelí el 10 de mayo del cruce fronterizo que se utiliza para traer ayuda humanitaria.

‘Necesito mantas para mis hijos’
Majda Abu Karesh, madre de siete hijos cuya casa en Beit Lahia ha sido destruida, dijo que las familias han tenido que valerse por sí mismas con respecto a los suministros básicos.

“Esta es la cuarta guerra que hemos tenido para buscar refugio en una escuela”, le dijo a Al Jazeera.

“Durante cinco días hemos estado durmiendo sobre el suelo desnudo y no hemos recibido alimentos ni suministros de la UNRWA. Ni siquiera hay agua potable limpia y los baños son un desastre “.

Shaher Barda, quien se vio obligado a irse de Shujaiya con su familia con solo la ropa que tenían puesta, dijo que la agencia para los refugiados no se ha “preocupado mucho por nuestra situación”.
“Nos reunimos y cada persona pagó 1 shekel ($ 0,30) para que pudiéramos comprar suficiente agua”, dijo. “No estamos aquí por elección, sino porque nuestras casas no son refugios antiaéreos y nadie habría sobrevivido a los locos ataques israelíes”.

Un portavoz del ejército israelí reconoció el viernes la intensidad del bombardeo y los bombardeos y dijo que el bombardeo previo al amanecer incluyó 160 aviones de combate y utilizó unos 450 misiles y proyectiles para atacar 150 objetivos en 40 minutos.

El portavoz dijo que el ejército había apuntado a una red expansiva de túneles subterráneos utilizados por Hamas, pero muchos en el área han cuestionado la declaración, diciendo que no vieron a ningún combatiente.

Rajai, un pariente de Barda, dijo que él y su familia no podían regresar a su casa porque era demasiado peligroso.
“Para muchas familias aquí, dado que vivimos en un área cerca de la valla israelí, esta no es la primera vez que nos desplazamos”, dijo, sentado en un pedazo de cartón que ahora funciona como su cama.

“Queremos que el mundo nos apoye”, continuó. “Y nosotros en Gaza estamos detrás de la Mezquita Aqsa y los palestinos en Jerusalén y en otros lugares. Todos necesitamos estar juntos. Pero ahora solo necesito mantas para mis hijos, que anoche no pudieron dormir por el frío ”.

AL JAZEERA

error: Content is protected !!