Poder y Gobierno

12 MUERTOS EN UNA EMBOSCADA EN LA CARRETERA

GITEGA.- Al menos doce personas, incluido un alto oficial del ejército, murieron y varias resultaron heridas el lunes por la noche en una emboscada a vehículos en el centro de Burundi, dijeron las fuentes el lunes.

La policía había mencionado el domingo por la noche en Twitter un saldo de ocho muertos durante un “robo a mano armada en cuatro vehículos” en Muramvya, una ciudad ubicada a unos cincuenta kilómetros al noreste de la capital económica Bujumbura.

Pero varias fuentes entrevistadas el lunes por AFP cifran el número de muertos en 12.

“Diez personas murieron en el lugar y otras dos, incluida una niña, sucumbieron a sus heridas”, dijo una fuente administrativa que pidió el anonimato.

“Hay once cuerpos en la morgue de Muramvya y un duodécimo cuerpo, una mujer que murió mientras era trasladada a un hospital en Bujumbura, se encuentra en una morgue allí”, dijo también una fuente médica.

Una decena de personas también resultaron heridas, según esta fuente médica y testigos.

“Nos entristece ver a Burundi perder a sus hijos una vez más por culpa de los bandidos. (…) Todos los criminales deben quedar fuera de combate”, reaccionó el lunes el presidente Evariste Ndayishimiye en un tuit.

Un oficial del ejército burundés, el coronel Onesphore Nizigiyimana, y una de sus hijas se encuentran entre las víctimas, según la fuente administrativa y familiares. Regresaba de una celebración familiar con su esposa y sus tres hijas cuando ocurrió el ataque.

“La emboscada fue realizada a cuatro kilómetros del centro de Muramvya por una docena de hombres fuertemente armados que dispararon contra el automóvil del coronel cuando llegó allí y luego le prendieron fuego. El coronel y una de sus hijas murieron quemados en su vehículo ”, dijo la fuente administrativa.

Mientras tanto, otros tres vehículos, incluido un autobús, llegaron al lugar y también fueron atacados con armas de fuego y granadas.

“La gente está en estado de shock porque fue una operación militar real”, dijo a la AFP un residente de Muramvya bajo condición de anonimato: “Este grupo luego se retiró al bosque de Kibira después de saquear todo lo que pudo.

Estas emboscadas son cada vez más habituales en Burundi. Al menos una docena de personas murieron en varios ataques de este tipo a fines de 2020.

A mediados de abril, siete personas también resultaron muertas en la localidad de Rusaka, en la vecina provincia de Mwaro, en un ataque a un bar atribuido por la policía a bandidos armados.

AFRICA NEWS