Poder y Gobierno

8 MESES DE CÁRCEL A CANDIDATO DEL PRD POR ULTRAJE Y VIOLENCIA

MÉXICO.– Una jueza de control impuso ocho meses de prisión al ex secretario de Gobierno (2016-2018) Rogelio Franco Castán por el delito de ultrajes a la autoridad. El funcionario del gobierno de Miguel Ángel Yunes y candidato plurinominal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a una diputación local se quedará recluido en el penal de Tuxpan.

En la audiencia para legalizar la detención, la jueza de control Alejandra Castellanos Priego desechó los alegatos de la defensa para que el ex funcionario pudiera enfrentar el proceso en libertad.

Nuestro representado se encuentra detenido por un delito fabricado, por una supuesta agresión a un elemento de la policía ministerial, el cual aduce que se le rompió una playera de 325 pesos, por lo que resulta ridícula la forma de actuar de la Fiscalía General del Estado, explicó la abogada Diana Armenta Ramírez.

Franco Castán fue detenido el sábado anterior por agentes ministeriales por el presunto delito de violencia intrafamiliar; pero como contaba con un amparo le agregaron el delito de ultraje a la autoridad, acusó la dirigencia del PRD.

José Luis Jiménez, otro de los abogados, consideró que la detención del ex dirigente del sol azteca fue arbitraria. No es posible que por ese monto (325 pesos) nuestro representado esté privado de su libertad y recluido, expuso.

Denuncia persecución de Cuitláhuac García

Franco Castán atribuyó su detención a una persecución política ordenada por el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, emanado del partido Morena, y responsabilizó al gobierno estatal de lo que pueda sucederle en el penal.

Me dejarán en prisión por el delito de ultrajes a la autoridad, que no cometí. A Cuitláhuac García no le importó violar un amparo ni le importará violentar la Constitución y los derechos humanos, escribió el ex funcionario.

La detención de Franco Castán fue posible porque hace una semana los diputados locales hicieron modificaciones al Código penal para aumentar de seis meses a cinco años la pena para quien agreda a policías