Saltar al contenido →

SEXO ADICTO MATA A SEIS MUJERES Y TRES HOMBRES

EEUU.– En un lapso de 45 minutos, al menos ocho personas, incluidas seis mujeres asiáticas, murieron en tiroteos en tres balnearios diferentes del estado de Georgia EEUU, el martes, con un hombre blanco de 21 años quien se encuentra bajo custodia por sospecha de haber organizado los tres ataques, dijo la policía.

Funcionarios de Georgia dijeron el miércoles que el sospechoso de una serie de tiroteos en salones de masajes del área de Atlanta que dejaron ocho personas muertas podría tener una “adicción sexual” y que era demasiado pronto para decir si el ataque fue un crimen de odio.

La policía arrestó a un hombre blanco de Georgia de 21 años que, según dicen, asumió la responsabilidad de los disparos, aunque negó que fueran por motivos raciales, aunque muchas de las víctimas eran mujeres de ascendencia asiática. En cambio, los funcionarios dijeron a los periodistas que era un visitante frecuente de los salones de masajes y tenía la intención de eliminar la tentación que creía que representaban. Pero los funcionarios no dijeron si los salones donde ocurrieron los tiroteos eran lugares donde tuvo lugar el sexo.

Iba de camino a Florida y tenía la intención de cometer delitos similares allí, dijeron.

El jefe de policía de Atlanta, Rodney Bryant, advirtió que era demasiado pronto para decir si se trataba de un crimen de odio. Pero muchos miembros de la comunidad asiático-americana dijeron que sentían que habían sido atacados.

“Estamos en un lugar donde hemos visto un aumento en los crímenes de odio contra los estadounidenses de origen asiático desde que comenzó la pandemia”, dijo el representante estatal de Georgia Bee Nguyen. “Es difícil pensar que no está dirigido específicamente a nuestra comunidad”.

Los ataques comenzaron el martes por la noche, cuando cinco personas recibieron disparos en el salón de masajes Youngs Asian Massage cerca de Woodstock, a unas 30 millas (50 kilómetros) al norte de Atlanta, dijo el portavoz del alguacil del condado de Cherokee, el capitán Jay Baker. Dos personas murieron en el lugar y tres fueron llevadas a un hospital donde murieron dos, dijo Baker.

Aproximadamente una hora después, la policía que respondió a una llamada sobre un robo encontró a tres mujeres muertas por aparentes heridas de bala en Gold Spa cerca del área de Buckhead en Atlanta, donde salones de tatuajes y clubes de striptease están a solo cuadras de mansiones y rascacielos en uno de los últimos reductos no gentrificados. en esa parte de la ciudad. Luego, los oficiales se enteraron de una llamada que informaba disparos al otro lado de la calle, en Aromatherapy Spa, y encontraron a otra mujer aparentemente muerta a tiros.

“Parece que pueden ser asiáticos”, dijo el jefe de policía de Atlanta, Rodney Bryant.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el presidente Joe Biden fue informado sobre los “horribles tiroteos” y que recibiría una actualización más tarde el miércoles del fiscal general Merrick Garland y del director del FBI, Christopher Wray.

Se sabe poco sobre el sospechoso, Robert Aaron Long, de Woodstock, y las autoridades no han especificado los cargos.

Si bien el motivo del ataque tampoco estaba claro, muchos miembros de la comunidad asiáticoamericana vieron los tiroteos como un ataque contra ellos, dada una reciente ola de ataques que coincidió con la propagación del coronavirus en los Estados Unidos. El virus se identificó por primera vez en China, y el entonces presidente Donald Trump y otros han utilizado términos con carga racial como “virus chino” para describirlo.

Durante el año pasado, se han informado miles de incidentes de abuso a un grupo anti-odio que rastrea los incidentes contra los estadounidenses de origen asiático, y los delitos de odio en general están en el nivel más alto en más de una década.

“Estamos desconsolados por estos actos de violencia”, dijo en un comunicado Asian Americans Advancing Justice – Atlanta. “Si bien los detalles de los tiroteos aún están emergiendo, el contexto más amplio no puede ser ignorado. Los tiroteos ocurrieron bajo el trauma de la creciente violencia contra los estadounidenses de origen asiático en todo el país, alimentada por la supremacía blanca y el racismo sistémico”.

La policía de Atlanta y otras ciudades importantes deploró los asesinatos y algunos dijeron que aumentarían las patrullas en las comunidades asiático-americanas. El alcalde de Seattle dijo que “la violencia en Atlanta fue un acto de odio” y la policía de San Francisco tuiteó #StopAsianHate. La unidad antiterrorista de la policía de la ciudad de Nueva York dijo que estaba en alerta por ataques similares.

Otros grupos de libertades civiles y estadounidenses prominentes también expresaron su consternación. La reverenda Bernice King, hija del reverendo Martin Luther King Jr., dijo que está “profundamente entristecida de que vivamos en una nación y un mundo permeados por el odio y la violencia. Estoy con los miembros asiáticos de nuestra Casa Mundial, que son parte de nuestra familia humana global “.

El ex presidente Barack Obama lamentó que “incluso mientras luchamos contra la pandemia, hemos continuado desatendiendo la epidemia de violencia armada en Estados Unidos”. Si bien reconoció que no se conocía el motivo del tirador, dijo que “la identidad de las víctimas subraya un aumento alarmante de la violencia anti-asiática que debe terminar”.

El video de vigilancia grabó a un hombre llegando al negocio del condado de Cherokee unos 10 minutos antes del ataque allí, y el mismo automóvil fue visto afuera de los negocios de Atlanta, dijeron las autoridades. Se inició una persecución y Long fue detenido en el condado de Crisp, a unas 150 millas (240 kilómetros) al sur de Atlanta, dijo Baker.

La evidencia en video “sugiere que es muy probable que nuestro sospechoso sea el mismo que el del condado de Cherokee, que está detenido”, dijo la policía de Atlanta en un comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur dijo en un comunicado el miércoles que sus diplomáticos en Atlanta confirmaron con la policía que cuatro de las víctimas que murieron eran mujeres de ascendencia coreana. El ministerio dijo que su Consulado General en Atlanta está tratando de confirmar la nacionalidad de las mujeres.

El portavoz del FBI, Kevin Rowson, dijo que la agencia está ayudando a las autoridades de Atlanta y del condado de Cherokee en la investigación.

El alguacil del condado de Crisp, Billy Hancock, dijo en un video publicado en Facebook que sus agentes y policías estatales fueron notificados el martes por la noche que un sospechoso de asesinato del norte de Georgia se dirigía hacia ellos. Los agentes y policías se instalaron a lo largo de la interestatal y “se pusieron en contacto con el sospechoso”, dijo.

Un policía estatal realizó una maniobra de PIT, o técnica de intervención de persecución, “que hizo que el vehículo girara fuera de control”, dijo Hancock. Long fue puesto bajo custodia “sin incidentes”.

La portavoz del alguacil del condado de Crisp, Haley Wade, dijo el miércoles por la mañana que Long, que es blanca, ya no está bajo su custodia y que su oficina ha entregado su información a las otras agencias de Georgia y al FBI.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quien se encuentra en Corea del Sur reunido con el ministro de Relaciones Exteriores, Chung Eui-yong, mencionó los asesinatos durante una declaración de apertura.

“Estamos horrorizados por esta violencia que no tiene lugar en Estados Unidos ni en ninguna parte”, dijo.

“Toda nuestra familia está orando por las víctimas de estos horribles actos de violencia”, dijo el gobernador Brian Kemp el martes por la noche en Twitter.

THE INDEPENDENT

Publicado en Poder y Gobierno