Poder y Gobierno

PIDEN NO SEA HÁBITO LA MÁS MÍNIMA VIOLENCIA FEMENINA; HAY QUE ERRADICARLA